31 de diciembre de 2022

Sacacorchos con racimos.



Hola, bueno es ultimo día del año y todo eso, yo no hago nada con uvas a la media noche pero esto viene bien para la fecha, hice algo con unos racimos de hierro y quiero mostrarlo aquí.

Básicamente solo pondré un link a un corto vídeo acorde a la falta de paciencia actual, es sobre como hice un sacacorchos por septiembre, me parece, se me comisionó para una cata de vinos por la fiesta de la vendimia en mi pueblo, San Diego de la Unión Guanajuato de cual lleva el escudo. Resulta que aquí se producía vino históricamente, aunque estamos aún debajo del trópico la altura sobre el nivel del mar crea el clima perfecto y el tipo de suelo calizo también es idóneo, pero se abandonó en el siglo pasado luego de la Reforma Agraria, pues sin terratenientes con recursos y con la tierra en manos de personas que sembraban para comer o les interesaba mas mantener la tierra despejada para pastoreo, un proceso tan complejo es imposible. Es curioso que hoy la vuelta de la cultura vinícola responde a la búsqueda de captar un turismo urbano snob, aprovechando que estamos cerca de centros turísticos muy relevantes, inversores y gobiernos locales quieren una rebanadita, y ojalá funcione porque ese tipo de gente es también mi mercado. 

Como curiosidad, mi padre tiene una máquina encorchadora del S.XIX hecha en el famoso barrio parisino de Montmarte, la salvó de ser vendida como chatarra tras estar en un gallinero por mas de 50 años y proviene del expolio a una hacienda vinícola local, yo crecí jugando con ella.


Bueno, va el vídeo:


Eso es todo, tuve la oportunidad de ponerme creativo con este trabajito y lo disfruté mucho, casi mas que hacer el sacacorchos en sí el buscar soluciones estéticas de acuerdo a lo que ofrece la forja y hacer alguna herramienta especial para lograr lo que quería.



Un gran saludo, tomen vino y que tengan un feliz año.


30 de diciembre de 2022

Tornillo de Herrero.

 Hola, supongo que quiero que el año termine con mas de dos entradas, aunque en realidad si  que me pasó algo muy especial.

Cuando uno trata de equipar un taller por mínimo que sea o simplemente acopiar herramienta en casa para hacer mas digna la vida y acometer proyectos, uno de los hitos es un tornillo que apriete fuerte para sostener piezas sobre las que se necesite trabajar ya sea cortar, limar, taladrar etc. Lo común de ver son los tornillos de maquinista, fácilmente disponibles en ferreterías o de segunda mano, fáciles de hallar el todos lados porque eran de los abuelos, vienen en todos tamaños y entre mas grandes y pesados mas fuertes y seguros son, cumplen con las necesidades de casi cualquier oficio pero no las de un herrero; y es que al estar hechos de hierro fundido es posible quebrarlos si se someten a grandes fuerzas, ni hablemos de martillar una pieza de hierro al rojo mientras la retienen. 

Por eso existen tornillos de herrero hechos de hierro forjado con una solidez brutal, una disposición vertical y una varilla roscada flotante que aprieta durísimo pero a la vez tiene holgura pudiendo soportar mucho maltrato sin estrés, mucho mas apta para las necesidades de un forjador, aunque son menos comunes. Tuve la oportunidad de comprar uno y estoy muy feliz, es antiguo, no sé cuanto pero estoy seguro 100 años si los puede tener fácilmente, posiblemente más, y yo soy el siguiente usuario en la lista. No es hierro laminado industrialmente, está hecho por forja y me deleité estudiando como fue construido: la forma de los brazos fue conseguida a martillazos, puedo ver varias lineas de soldadura a calda e incluso marcas de terminación a lima.




No está en estado original, algunas piezas fueron sustituidas, seguramente durante su larga vida operativa se gastaron o dañaron y fueron cambiadas: el tornillo, varilla roscada o gusano no es original, tampoco tiene el muelle que debería y los bujes están ausentes, supongo que cuando el tornillo original se estropeó y al no poder conseguir uno exactamente igual también tuvieron que descartarlos, se las ingeniaron para mantenerlo operativo aunque no de la manera más óptima, yo trataré de mejorarlo.



Por el lado bueno, estoy contento con que si conserva esta placa de soporte, aquí es donde los herreros se ponían creativos y se puede ver algo de expresión artística, en mi caso tiene forma de corazón, sirve para montar la herramienta atornillandola o clavandola según el caso a una mesa, banco metálico o tocón, de acuerdo a lo que he investigado es la pieza que mas falta en estas herramientas porque cuando la gente las desmonta de sus soportes para venderlas, siempre es más fácil sacar la herramienta dejando la placa fija en donde haya estado, ya que están unidas por tuercas o cuñas a presión para poder aflojarlas y regular fácilmente la altura que se necesite al trabajar.


Mientras tanto voy a hacerle un soporte en condiciones y montarlo para empezar a usarlo. Nos leemos pronto :) 

25 de diciembre de 2022

Navidad Pagana

Hola, espero y deseo que se estén pasando unas felices fiestas. 

Vaya, que abandonado tengo este blog, pero vamos a seguir que aquí estamos. Me siento muy feliz por diversas razones, he hecho varias cosillas interesantes y vengo a hablar de una que me gusta especialmente, porque es un hacha vikiinga y me gustan las hachas vikingas.

es un hacha pequeña tipo L en la clasificación de el ilustre señor Petersen, una hoja pequeña pero con un mango de 75 cm, los mangos asociados a hachas evidentemente militares arrancan en torno a esa longitud, se podían usar a dos o una mano en pareja con un escudo empuñandolas cerca a de la mitad del mango.

Mi hacha es mas fantástica que histórica pues es una mezcla de varios ejemplos que me gustan. Le hice unos damasquinados muy simples embutiendo alambre de cobre, un vikingo serio habría usado plata u oro, en cualquier caso este vídeo lo explica:  


La hoja tiene un agujero, algo que aparece en hachas desde la zona de las costas bálticas hasta el Mar Negro y en oriente adentrándonos en lo que hoy es Rusia, ese detalle servía para sujetar una funda o cubierta para el filo con un tarugo o pasador atravesando la hoja, se han encontrado esas cubiertas hechas de madera pero también pudieron ser de cuero, cuerno o asta, en mi caso la hice de madera de pino y el tarugo es una punta de venado que va atada a la cubierta por un cordón de lana, algo posible pero meramente especulativo, tallé en la madera un ser estilizado que bien puede ser un dragón o "Jörmungndr" la serpiente monstruosa que rodeaba el mundo en la mitología nórdica, va pintada con óleo en colores bajos y terrosos como los pigmentos que pueden obtenerse de forma básica de elementos naturales.







Eso es todo en esta entrada navideña a lo pagano, los quiero mucho y nos leeremos pronto.


27 de abril de 2022

He volvido.

 Holaaaaa.

Creo que nunca en la historia de la humanidad había abandonado tantísimo tiempo el blog. Han sido tiempos raros en todo sentido, pero personalmente buenos, estuve mucho tiempo alejado de a forja y estoy de vuelta con el cerebro mas equilibrado que nunca.

Hace unos días estuve forjando en directo en el parque central de mi pueblo durante un festival gastronómico... porque sí, jajaja, me invitaron como artesano, sucede que una parte importante de crecer en un pueblo es que eventualmente tus amigos con desarrollos mas normales llegan a estar dentro del Ayuntamiento y te invitan a cosas si creen que puedes servir de atracción, fue una experiencia muy  divertida. 


La noche anterior construí con prisas una fragua a gas hecha de ladrillos y lodo sobre una carretilla para poder llevarla facilmente (vivo a unos metros del jardín), esa misma mañana se me ocurrió ponerle una cara de dragón hecha con lodo, ojos de bolas de puliuretano y dientes de pedacería de vitropiso, fue todo un éxito, especialmete entre los niños, se llma Ryu y contra todo pronostico funcionó de forma increíble, hasta me quemé.



Fue divertido pero cansado, sobre todo por haber llevado el yunque por mi propia tracción animal... sigo adolorido, el yunque solo podría haberlo abrazarlo y ya, pero al estar soldado a esa base hecha de vigas H que tambien pesa lo suyo y hace un conjunto engorroso y desbalanceado, llevarlo a mano es una misión difícil. Es un gusto publicar de nuevo aquí mientras Blogger siga existiendo. Nos leemos muy pronto.

28 de agosto de 2021

Mokume-gane.

 Holaaa.

Sigo vivo, espero que ustedes también, ok, mal chiste para este panorama global jeje.

Me ausenté brutalmente del blog, ya ni recuerdo cuando fue la ultima vez que publiqué aquí, creo que el año pasado...bueno en realidad estoy lejos de todas las redes, y es porque casí no he hecho nada que mostrar, han sido unos dos últimos años raros para todos. Pero realmente estoy super bien, afortunadamente ya vacunado y retomando los asuntos metálicos, ojala que ustedes también.

Lo único que tengo para no dejar morir el blog por ahora es la secuencia de un trabajillo curioso, nada que ver con armas sino algo que va mas por la joyería porque iba a hacer un obsequio y que mejor que algo hecho por mi y que de paso me salga muy barato; decidí intentar una técnica que tengo años mirando por Internet pero nunca había intentado, hasta ahora: el "Mokume".

No voy a entrar en contar historia ni detalles, para eso hay mucha información en Internet si se intriduce el término que titula ésta entrada, pero es algo japonés, y como sabemos lo japonés solo por ser japonés es mejor y mas bonito, profundo y debe fascinarnos porque en occidente ya no hay sentido de nada, y si alguien lo cuestiona pues nos enojamos y nos ponemos nuestra diadema de orejas de gato para insultarle ¿ok?. Se trata de una técnica para producir objetos metálicos como joyas, partes de las guarniciones de las espadas etc. con un aspecto muy peculiar y bello, se usan varias láminas de metales no ferrosos como oro, plata o cobre y se sueldan, una vez unidas cada lamina de metal mantendrá su color contrastando con las demás, formando un veteado como en la madera, el mármol u otras piedras, el conocido acero de damasco.

Yo utilicé dos materiales baratos porque no soy un banco: cobre y alpaca, ésta última con nombre camélido andino es realmente una aleación de cobre y zinc para remedar a la plata, compré un trocito de chapa de alpaca y el cobre lo saqué de un simple tubo de fontanería. 






Como mencioné, la alpaca la compré en chapa así que solo tuve que recortar.



no recuerdo francamente cuantas láminitas recrté, pero simplemente hay que intercalarlas y mantenerlas bien presionadas entre sí, ah y muy importante bien limpias de cualquier cuerpo extraño o grasa y sudor de las manos, eso puede hacer la diferencia entre una buena o una infructuosa soldadura, así que lijita por ambos lados y cuidadosa manipulación. Para mantenerlas bien apretadas se pueden amarrar con alambre, pero mejor construirse una pequeña prensa como esta, dos cachos de fierro y dos tornillos grandes:


Se aprieta bien, se embadurnan los laterales de las láminas de cobre y alpaca con bórax mezclado con agua para formar una pasta suficientemente espesa como para adherirse y formar una cubierta. Ya solo queda meter nuestra prensa con el paquete al horno y esperar, con un soplete al aire también es posible sobre todo si es un volumen de material menor.


Y eso es todo, a diferencia del acero aqí no hay que dar ni un martillazo, la sola presión, el calor y el fundente hacen que las piezas se fusionen formando un bloque sólido, eso si, hay que tener cuidado de no pasarse, cuando el metal empieza a "sudar" es decir que el bórax se ha fundido a un estado viscoso, es suficiente.





Pero un patrón a rayas tan simple es algo aburrido, así que hay que jugar un poco con el metal para sacarle unas vetas interesantes, como si fuera plastilina:




Ahora si hay que golpear un poco en caliente para estirar e igualar la superficie del bloque luego de esos agujeros y canales, para que pasen cosas interesantes, pero con mucha moderación (aquí es donde entraría la laminadora de un taller serio), la alpaca es una aleación, no un metal puro, y no se lleva bien con la deformación insistente en caliente, en frío la aguanta mejor, de cualquier forma hay que calentar e introducir constantemente en agua para relajar las tensiones.


Al desbastar la superficie me encontré con unos ojos que me miraban... y eso me dio una idea para aprovechar el material de a cuerdo a los gustos de la persona receptora. 


Ya solo tuve que recortar, limar, pulir, agregar una cadena de plata, patinar un poquito con calor y ácido.....


Para ver el tamaño en comparación a la mano, es un dije para el cuello grandecito de unos 2 mm de espesor, ah, y en forma de gato, no un zorro como le parece a todo el mundo, las vetas del cobre incluso me recuerdan al pelaje de un felino. Quedó aceptable pero pasaron muchas cosas que no pude controlar o anticipar por ser mi primera vez, sobre todo al estirar el material, por eso la superficie no pudo ser completamente lisa y presenta imperfecciones, tuve que desbastar mucho y así me llevé la mayor parte de los puntos que hice taladrando...pero tiene su encanto, ya me saldrá mejor el próximo intento.



Adiós, espero estar por aquí mas seguido aunque sea para poner enlaces a nuevos vídeos de YouTube (ojalá). Sigan sobreviviendo a la peste el cambio climático y las crisis políticas, hagamos cosas bonitas mientras se pueda. Los quiero. 

14 de septiembre de 2020

Hachuela de cocina rarita.

 Ola ke ase.

hoy tenemos vídeo, ya saben, de esas veces en que sale sobrando casi todo lo que pueda escribir al respecto.

Un amigo me pidió una hachuela de cocina pues su nueva y saludable dieta le exige procesar alimentos frescos tanto vegetales como todo tipo como carnes, algo que pudiera con todo desde picar hierbas hasta vérselas con algún ave entera, pescado o incluso un costillar o espinazo, porque hay que empezar a cuidar la salud en pleno Apocalipsis. 

Como me gusta complicarme la vida fui mas allá de recortar, aplanar, ponerle cachas y afilar un trozo de muelle automotriz, lo cual habría cumplido perfectamente. Se trata de una cuchillita de cocina que hice con hierro soldándole a calda un filo de acero acolpado por un lado, una forma de armado que se me ocurrió, ambas piezas van remachadas lo cual es en principio es una simple forma de mantener unidas las piezas al momento de caldear, aunque creo que se puede explorar un fin estético, por eso los he colocado en zig-zag para lograr un efecto interesante a la hora de revelar, son unos puntos de hierro que alguna vez fueron clavos totalmente presos en la soldadura.

Por lo demás mide 24 cm en totales, el cuerpo es de hierro, el filo de acero 5160, las cachas de huizache con remaches de aluminio también puestos en zig-zag para tener coherencia con los remaches de la hoja. 


Una corrección, lo que yo creía era vulgar hierro de ventana resultó ser acero para mi sorpresa, algo así como 1045, puede verse que al reaccionar al ácido se puso mas oscuro que los clavos que si son fierro y contrastan sobre él, pero menos que el acero 5160 del filo con el que también contrasta, no pudo haberme salido mejor.

Sin mas les dejo el vídeo, el cual es laaaaargo, ya se me olvidó como hacerlos cortos, hace mucho creí haberlo logrado pero dejé de practicar, entonces preparen un bocadillo, café o cerveza y pónganse cómodos:


Saludines y cuídense mucho, en estos tiempos podemos morir pronto por muy sano que comamos 💀

30 de agosto de 2020

Daga de Vela.

Hola a todos.

Esta será una vez mas una entrada solo de exposición ya que aunque no he trabajado en esto últimamente si tuve un período prolífico hace poco, así que hay cositas que puedo ir subiendo.

Aragorn Hijo de  Arathorn caracterizado como matasiete español del Siglo de Oro armado con ropera y daga de detener, en este caso con guarniciones de conchas, usadas en conjunto las hojas y los largos gavilanes prácticamente formaban una reja defensiva en torno al combatiente capaz de trabar las armas del contrario e incluso desarmarlo, y la estocada final podía salir desde cualquier parte.


Se trata de una daga de ayuda, de detener, vizcaína, de parar, mano izquierda, izquierdilla, solidaria, quitapenas, de duelo etc. con hoja flamberga y guarnición de vela, por el parecido de esa chapa metálica para proteger el puño con la vela de una nave hinchada por el viento, tipología típicamente española para un modo de combate igualmente español.

Arma de esgrima del siglo XVI y XVII, usada en conjunto con la espada ropera empuñando ésta con la mano dominate y la daga con la otra para cubrirse, sus largos gavilanes le posibilitaban trabar la hoja del enemigo entre estos y la hoja mientras la vela protegía la mano, ésta podía ir calada y en esos huecos aparentemente decorativos era posible atrapar puntas, si bien el papel ofensivo era de la espada, si se presentaba la menor oportunidad un peleador hábil podía enterrarle la hoja de la daga al enemigo en el cuerpo hasta topar dando el encuentro por terminado, sus longitudes daban de sobra para atravesar el cuerpo de un hombre de lado a lado, claro, teniendo en cuenta que el sobrepeso era algo muy raro entonces.

Hoja de acero 9260 pulida y todas las guarniciones de hierro terminadas a lima, cabo de encino. Es completamente de de fantasía porque me tomé un montón de libertades y le puse muchas cosas de diferentes ejemplos que me gustaron, como la hoja flamberga, los galluelos que nacen a sus lados, los gavilanes terminados en cabezas de animal, el calado de la vela usa elementos tradicionales como son es la concha y las cruces, pero es totalmente inventado; por otro lado omití elementos muy importantes y necesarios, como un hueco para apoyar el pulgar en la base de la hoja, las barras, o sea marcas de lima aparentemente decorativas que facilitaban el trabar o mellar las hojas enemigas, así como envolver el mango en torzal de alambre; ya serán para la próxima.


51 cm totales y 33 de hoja, guarda de 30 cm de extremo a extremo, 700 g de peso. Me gusta y da mucho miedo.




Hice que la vela cruzara sobre la espiga bajo el pomo quedando firmemente sujeta en ese punto lo que le da una solidez tal que nos invita a fantasear con usarla cual puño americano y reorganizar los elementos del rostro de algún alevoso enemigo, esto solo lo he visto en las dagas hechas actualmente, y con "actualmente" incluyo las reproducciones del siglo XIX, las originales la tenían solo fija a la guarda ya fuese remachada o como parte integral flotando sobre el puño y como mucho, tocando el pomo.


Los gavilanes terminan el lo que según yo son cabezas de oso, aprécienlas porque me pasé un buen rato renegando para sacarlas a lima.




Y eso es todo por esta ocasión, éste es un trabajo que me gustó particularmente y me hizo tomar confianza, quizá pronto me anime a hacer la espada ropera; el mundo está muy loco, cuiden su salud, ahorren todo lo que puedan y no gasten en estupideces innecesarias, a menos claro que sean armas blancas y me las compren a mi, cuando la civilización colapse podrían agradecerlo. 

Adiós.