11 de mayo de 2017

La Trágica y Terrible Historia de la Guarda de Acero.

El día de hoy, mis queridos niños, les traigo una historia muy triste y melancólica, no se preocupen que no habrá muchas letras, solamente fotografías, es que los quiero tanto que me apenaría sobremanera agobiarlos con cualquier cosa más larga que un tweet.




























Pero al intentar darle el ajuste final haciéndola encastrar en la hoja con unos golpes, sobrevino el desastre y el mundo se detuvo......



Allí tenemos un pisapapeles demasiado chulo, si me preguntan.


Según mi conciencia, que es repugnante en casi todo menos en estas cosas, hice bien los tratamientos térmicos, hasta la he golpeado y no cede en ningún otro punto, al contrario, es muy elástica. Así que debió ser un error de forja, algún golpe demasiado fuerte y demasiado en frío, quizá aderezado con una pésima posición y adiós; pero al menos me he dado cuenta yo ahora y no el señor caballero en plena refriega. Esto es un recordatorio de que trabajar con una pieza de acero de geometría algo complicada y fina es muy diferente a hacer hojas de cuchillos, donde la mente se habitúa a ver todo en solo dos dimensiones. Y también me queda claro que si quiero hacer una guarda templada esta debe ser considerablemente mas blanda que la hoja, pues es más fácil que la guarda se expanda que comprimir la hoja.

En fin, mañana o mejor dicho, hoy en unas horas me levantaré a forjar una nueva guarda, pero esta vez voy a la segura: de confiable y manso hierro que claro, tendrá que ser más gordita para dar garantías de resistencia, sin la delgadez y elegancia que nos permite el brioso y viríl acero.......¿O debería volver a la carga con el acero?...... ya veremos, porque ahora me caigo de sueño.

11 comentarios:

nacho dijo...

De acero esta bien, solo que no lo templaria, y si lo templara, revenido sería lo siguiente que haria

Ismael dijo...

Hola Nacho.

Si revení y todo, hasta normalicé a conciencia antes de templar, debió escaparse una microfractura durante el forjado. Es que aunque es mas difícil una guarda de acero tiene algo de romántico.

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Jamás viose una historia con un final tan demoledor. Hasta una furtiva lágrima se escapó a través de mi curtida jeta de motero golfo y disoluto al ver la maldita grieta. Pero tengo una duda: ¿para qué templar esa pieza? Es más, ¿las templaban en su época? Ya me dirá.

Un saludo

Ismael dijo...

Un pacer leerle de nuevo.
Lo único que he podido hallar sobre guardas históricas templadas son de sables ya en la edad moderna.

Se trata enteramente de una idea propia, influenciada por espaderos actuales que admiro, que hacen cosas así simplemente porque pueden, y hay algo atrayente es ese derroche innecesario de recursos, una especie de ambición técnica, supongo. Pero sobre todo esta es una hoja comercial a la que cambié las guarniciones y estiré la espiga, y va destinada a este divertido deporte, en el que pese a todo no me metería:

https://www.youtube.com/watch?v=QhF1i23vwps

Se me ocurrió hacer algo realmente a prueba para evitar las continuas averías y reparaciones en el equipo y accidentes que acaecen en dicha disciplina (aunque me temo que empeoré 10000% dicha posibilidad).

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Los del vídeo no sé como no se matan. He visto algunos y se dan una estopa acojonante. Son rusos, creo. En fin, le deseo éxito en su siguiente desafío acerando guarniciones, mi muy dilecto contertulio.

Un saludo

Ismael dijo...

Pues son de todo el mundo, cada vez crece más y de hecho el campeonato mundial fue en España este año, cabe señalar que siempre se buscan locaciones históricas como marco, pero a todos sorprendió que con tantos castillos y pueblos casi inalterados desde la Edad Media que hay allá, se hizo en una plaza de toros en Barcelona.

Un saludo

Sergio Luigi dijo...

Hola hermano.

Que lastima por lo de la fractura de la pieza, que caray, mi amigo.

Ese deporte si que esta tremendo, como dice el amigo Amo del castillo, es de extrañarse que no se maten.

Sigue echándole ganas mi hermano, todo lo que subes al blog me encanta, canijo.

Abrazos.

Vicente Lleonart Marti dijo...

Empecé un tiempo atrás mis pinitos con la forja(como un año) sepa usted que por seguir este blog, cuanto mas aprendo mas me doy cuenta del nivelazo que tiene en susel trabajos

Ismael dijo...

Gracias, Sergio.

Gracias, Vicente y adelante con la forja. Principalmente me he concentrado en exprimir los medios que tengo, pero intento ir un poco a mejor cada vez. Si tienes alguna duda o hablar de algo relacionado ya sabes.

Un saludo.

Ramón García dijo...

Una tragedia con lo guapa que estaba, pero bueno, nos gusta aprender a la mala :) muchas gracias por el largo esfuerzo :D

Ismael dijo...

¡Ya viene la segunda!