27 de diciembre de 2012

Goedendag

¡Buenos días a todos!, ¡Mhuajajajajaja!
Al fin tengo algo que mostrar, no es mucho pero es contenido de peso......literalmente hablando.

Este es un trabajo que tenía comenzado desde hace muchooo y se oxidaba en un triste rincón, hace unos días me dije a mí mismo: mi mismo acaba algo de lo que tienes comenzado pero ya, como esto era lo más fácil e inmediato fue lo que hice.

Se trata de un goedendag o al menos algo que se le parezca, se trata de un arma que llamó mi atención hace tiempo cuando me topé con ella por casualidad en Internet, es que este cacharro está investido en una suerte de halo místico de heroísmo, valor y brutalidad, aderezado con un poco de humor negro.

Cuenta la historia a grandes rasgos que  debió surgir por el siglo XIII como un arma para las levas flamencas, un invento obligado por la necesidad de armas económicas, fáciles de fabricar y que fueran lo más devastadoras posible, y la verdad es que sí, es muy fácil y rápida de hacer y realmente da miedo. se trata -al menos en su tipología más conocida- de un garrote grande y pesado con un refuerzo de fierro en un extremo armado de una punta también de hierro. La teoría más simpática y conocida del nombre de esta arma que significa "Buenos días" en holandés dice que los guerreros flamencos que la portaban gritaban esto precisamente a sus enemigos mientras los golpeaban con este juguete, mal educados no eran desde luego. Para aprender más al respecto mi amigo El Amo del Castillo tiene una muy buena entrada sobre el goedendag.


No hay dragón que aguante un leñazo bien dado con este accesorio entre ceja y ceja.



Su consagración llegaría en 1302 en la batalla Courtrai con un gran ejercito francés de caballería pesada derrotado y humillado por una tropa de campesinos flamencos mugrosos, sin entrenamiento pero armados de valor y sus brutales goedendags, vàmos, una historia al más puro estilo de Bravehearth, hey señores de Hollywood ya están tardando en filmar eso, un poco de intriga, sexo y ya está un éxito de taquilla, vayan tomando nota.


Bueno a lo que vamos, todo comenzó con un punzón que me había prestado ya muy buen servicio, data de hace unos años; tiempos oscuros en que debía proveerme de este tipo de herramientas comprándolas, ¡que horror!. Estoy seguro que es de acero 1045 o1050.


¡Pero que bien se siente encender la fragua de nuevo!, una estiradita y dividirlo en la espiga que irá hundida en la madera y la punta cuadrangular que irá en el exterior.



 La cabeza del arma está formada por tres piezas a saber: la punta, un disco de hierro y un refuerzo en forma de tubo, los tres elementos van muy ajustadoe entre sí y con la madera, la punta es la parte más ofensiva y lo demás asegura la construcción y aporta peso y con ello potencia.

He visto que muchas piezas originales tienen el susodicho disco de fierro de un diámetro mayor que el del tubo y el cabo, aparte del peso extra me parece que con eso se ganaría superficie contundente; no era necesario alcanzarte con la punta, con que te dieran de lleno con el borde de dicho disco estarías en problemas.

 Para el tubo no me compliqué nada y usé un trozo de tubo de fierro que tenía por allí, no sé de que medida es pero la pared tiene 5mm de grosor, para el disco un pedazo de lámina de fierro de 6mm.


El orificio en el disco para pasar la espiga y sentar la punta lo hice en la fragua, aproveché para darle a las piezas una maquillada con martillazos por aquí y por allá, para que parecieran piezas hechas por forja, finalmente temple sólo la punta en agua tibia, no necesitó revenido porque el resto de la pieza seguía caliente y así se "autoreviene", quedó durísima.


Compré un cabo para azadón en la ferretería, están hechos de encino y tienen una sección cónica perfecta. Comencé a hordarlo para alojar la espiga, primero un ajujero con el talado para usar de guía, calentar la espiga al rojo y empujar con fuerza para que vaya quemando la madera y abriéndose camino, lo que significa llamas y una nube de humo insoportable en pleno rostro.

Esta fue la única parte del proceso que me hizo sufrir y me llevó un buen tiempo, hacer agujeros así es más fácil con algunas maderas que con otras pero con el encino siempre me ha parecido muy difícil. Pasado mucho rato y viendo que presionando a mano no avanzaba casi nada y que la espiga era larguísima, metía la espiga al rojo en en hoyo, apoyaba la punta en la pared, el otro extremo del cabo en mi pecho y empujaba con todo el cuerpo, sólo así pude avanzar significativamente.

Rebajé un poco la madera para poder meter el tubo y finalmente la espiga, procurando dejar las piezas lo más apretadas que pude.
Perforé dos agujeros con el taladro para atravesar el tubo, la madera y la espiga, todo de una vez para pasar un par de remaches (más vale que sobre) que asegurarán todo en su sitio tal como en este ejemplo:


Apuntando muy bien para dar en la espiga....



Los remaches los hice con clavos grades, sólo pasarlo cortar el exedente y remachar, sin olvidar darle unos golpes también a la cabeza original del clavo para camuflar su aspecto moderno.


Y está listo, ahora queda contemplarlo, blandirlo e hinoptizarte un rato con el engendro.


Mide en total 1.44m y pesa poco menos de 2kg

Intimida, tiene mucho potencial para usarse como una pequeña pica, por su aguda punta y peso he podido atravesar hierro de 2mm. Sobra decir que es muy contundente, sobre todo si golpea con la parte del tubo o el borde del disco; una verdadera maza, pero lo que es realmente aterrador y creo su lado más efectivo, es el daño que puede hacer desgarrando; que un leñazo alcance al objetivo con la punta, esta lo golpee y se deslice con la fuerza que lleva.


Bueno, logré publicar algo antes de terminar el año, nos leemos pronto.

15 comentarios:

Amo del castillo dijo...

Absolutamente fastuoso, Sr. Ismael. Precisamente andaba rumiando fabricarme una porra Maciejowski con un bate de beisbol, de esos cortos, poniéndole de guarnición clavos de herradura y un encordado en la empuñadura. Además me vendrá bien para quitarle al nene del vecino su irritante afición por la trompeta.

Un saludo y enhorabuena por el trabajo.

Anónimo dijo...

brutal, entiendo que la unica union del disco es atraves del remache o soldaste las tres piezas.

el amo del castillo siempre dando ideas jiji

Mariano Miguel dijo...

Muy buen trabajo, Ismael.
¡Hay tanto para hacer afortunadamente!
Saludos

Axil dijo...

¡Y yo que pensaba que no había nada más terrorífico que el pico de cuervo!

Ismael dijo...

Muchas gracias Sr. Amo, me alegra que le guste.

Pues podría quedar muy bien, creo que yo lo rebajaría un poco de donde comienza a adelgazarse hacia la empuñadura, para que pierda la silueta de bate, aunque no sé. Igual podría tallerse de un cabo para azadón, como el que usé para el goedendag y quedaría más larga, como en las iluminaciónes.

Suerte con ello.

Anónimo: las piezas solo están ajustadas a presíon y con los remaches que sostienen el conjunto a la madera, el disco solo está apretado entre el tubo y los hombros de la púa, doy fé que si se hace a cociencia es muy sólido.

Gracias Mariano, o desafortunadamente, para cúltivar frustración jaja,lo que no hay es tiempo.

Un saludo.

Ismael dijo...

Axí, me ganaste jaja

Esta cosa me da aún más huyhuy...

Amo del castillo dijo...

Bueno, si nos fijamos en la silueta de las porras Maciejowski, talmente son un bate de beisbol pero sin el tope final para la mano.

La idea es:

1. Eliminar el barniz original, teñir la madera con nogalina y aplicar aceite de linaza.Una vez seco, encordar un tramo para el agarre con cordel de bramante con nudos invisibles.

2. Perforar con un diámetro inferior los emplazamientos de los clavos, y avellanar para que la parte inferior de la cabeza quede embutida en la madera.

3. Colocar los clavos al rojo para lograr una unión más sólida.

4. Mostrarle el trabajo al nene del vecino mientras hago veladas alusiones a sus ensayos con la puta trompeta.

Cuando lo tengo concluido, lo cuelgo en el blog. La porra, no la cabeza demolida del nene, a cuyo extremo espero no tener que llegar porque, según me han informado, es ilegal machacar cráneos.

Un saludo

Post scriptum: He convencido a mi segundogénito para, entre ambos, fabricar un hisopo que, si sale como tengo in mente, quedará majestuoso.

Ismael dijo...

Era solo que el bate me parece algo corto para el tamaño que se ve en la biblia, pero efectivo sí que lo es.

Sí son una verdadera lástima esas pequeñeces legales.

¿Un hisopo? es que encima vas a vendecir tambíen al muchachito jejeje.

Estoy ansioso por verlos, suerte con todo.

Amo del castillo dijo...

Bueno, en la Maciejowski aparecen porras de dos manos, pero coligo que también las habría más pequeñas. Recordemos que en éste tipo de armas de circunstancias no había más baremos que el capricho del dueño.

Mantendré informados a vuecedes sobre el desarrollo del invento.

Un saludo

Amo del castillo dijo...

Acabo de caer en la cuenta de dónde conseguir bolas de hierro. De los boliches de las camas. Supongo que en alguna chatarrería los podrá encontrar vuecé, ¿no?

Ismael dijo...

Ammm,no caigo del todo.... ¿Se refiere a esas bolas en de adorno en las camas antigüas?

Podría ser desde luego, también creo que he visto bolas de hierro de adorno en otros objetos de herrería.

Otra cosa que pensé es en usar una de esas bolas para remolque

Amo del castillo dijo...

Exacto, las bolas de las camas antiguas. Además, vienen ya perforadas para roscarlas al cabecero del catre, lo que facilita acoplarle la anilla de sujeción.

¿No tiene vuecé algún abuelo al que despojarle de sus bolas? De las de hierro, naturalmente, no piense mal.

Un saludo

Mariano Miguel dijo...

Hola estimado Ismael, leyendo de vuelta tu artículo veo que pones: "Estoy seguro que es de acero 1045 o 1050". ¿Cómo sabes qué acero es? ¿Por alguna prueba como la de la chispa?
Siempre se me complica reconocer los aceros cuando encuentro algún fierro.
¡Saludos!

Ismael dijo...

Hola, Mariano.

Se supone que entre más chispas y más claro el color de estas hay más carbono, pero no es tan simple, me he llevado alguna sorpresa, hay muchas cosas en juego, como el temple que tengan o el estado del disco/piedra de la prueba.

Lo que si puedo decir es que es más confiable la forma de la chispa; entre más compleja sea más carbono hay, por compleja me refiero a que salen con forma de pequeños ramilletes, no como una multitud de pequeñitas individuales.

Los aceros aleados suelen tirar chispas de ramillete muy largas y en menor cantidad y de colores opacos, los al carbono en ramilletitos más cortos y brillantes.

Los elasticos de auto son casi todos de 5160, los espirales de 9620, las herramientas como cinceles, hachas, punzones,

Lo mejor es hacer muchas pruebas, creo que depende de cada quién ir haciendo su archivo, no solo de chispa, sino tambíen destemplando y templando probetitas, como lo interpretan distintas personas puede variar mucho. Y leer leer leer, sobre en general que herramientas se hacen con que y las propiedades que tiene.

Como lo nuestro es muy empirico y no estamos en un laboratorio la verdad es que los numeros no nos dicen mucho hasta tener algún punto de referencia seguro; en mi caso fué el 1010(hierro dulce)y el 1070 (disco de arado)para los al carbono, así viendo si son más duros o blandos tiro numeros.Y el 5160(ballesta de automovíl) y el 9620(espiral de automovil) para los aleados.
De hecho incluso así no nos sirven demasiado. Osea que puedo decir este es un 100tanto o un ...y se más o menos que esperar y como trabajarlo.

En resumen, no se si divagué mucho...pero más que andar por allí tirando todo tipo de numeros y nombres de elemtos de manera pomposa, para lo nuestro es cosa de ir depurando detalles para saber como aproximarnos lo mejor posible a conocer lo que tenemos en la mano y luego como trabajarlo.

Un saludo.

Mariano Miguel dijo...

Gracias por la información, estimado Ismael. Me gustó lo de hacer una especie de archivo con los datos que saquemos de las probetas. Incluso hacer un archivo fotográfico con la salida de chispas. Voy a comenzar a implementarlo para tener puntos de referencia.

¡Saludos!