27 de diciembre de 2012

Goedendag

¡Buenos días a todos!, ¡Mhuajajajajaja!
Al fin tengo algo que mostrar, no es mucho pero es contenido de peso......literalmente hablando.

Este es un trabajo que tenía comenzado desde hace muchooo y se oxidaba en un triste rincón, hace unos días me dije a mí mismo: mi mismo acaba algo de lo que tienes comenzado pero ya, como esto era lo más fácil e inmediato fue lo que hice.

Se trata de un goedendag o al menos algo que se le parezca, se trata de un arma que llamó mi atención hace tiempo cuando me topé con ella por casualidad en Internet, es que este cacharro está investido en una suerte de halo místico de heroísmo, valor y brutalidad, aderezado con un poco de humor negro.

Cuenta la historia a grandes rasgos que  debió surgir por el siglo XIII como un arma para las levas flamencas, un invento obligado por la necesidad de armas económicas, fáciles de fabricar y que fueran lo más devastadoras posible, y la verdad es que sí, es muy fácil y rápida de hacer y realmente da miedo. se trata -al menos en su tipología más conocida- de un garrote grande y pesado con un refuerzo de fierro en un extremo armado de una punta también de hierro. La teoría más simpática y conocida del nombre de esta arma que significa "Buenos días" en holandés dice que los guerreros flamencos que la portaban gritaban esto precisamente a sus enemigos mientras los golpeaban con este juguete, mal educados no eran desde luego. Para aprender más al respecto mi amigo El Amo del Castillo tiene una muy buena entrada sobre el goedendag.


No hay dragón que aguante un leñazo bien dado con este accesorio entre ceja y ceja.



Su consagración llegaría en 1302 en la batalla Courtrai con un gran ejercito francés de caballería pesada derrotado y humillado por una tropa de campesinos flamencos mugrosos, sin entrenamiento pero armados de valor y sus brutales goedendags, vàmos, una historia al más puro estilo de Bravehearth, hey señores de Hollywood ya están tardando en filmar eso, un poco de intriga, sexo y ya está un éxito de taquilla, vayan tomando nota.


Bueno a lo que vamos, todo comenzó con un punzón que me había prestado ya muy buen servicio, data de hace unos años; tiempos oscuros en que debía proveerme de este tipo de herramientas comprándolas, ¡que horror!. Estoy seguro que es de acero 1045 o1050.


¡Pero que bien se siente encender la fragua de nuevo!, una estiradita y dividirlo en la espiga que irá hundida en la madera y la punta cuadrangular que irá en el exterior.



 La cabeza del arma está formada por tres piezas a saber: la punta, un disco de hierro y un refuerzo en forma de tubo, los tres elementos van muy ajustadoe entre sí y con la madera, la punta es la parte más ofensiva y lo demás asegura la construcción y aporta peso y con ello potencia.

He visto que muchas piezas originales tienen el susodicho disco de fierro de un diámetro mayor que el del tubo y el cabo, aparte del peso extra me parece que con eso se ganaría superficie contundente; no era necesario alcanzarte con la punta, con que te dieran de lleno con el borde de dicho disco estarías en problemas.

 Para el tubo no me compliqué nada y usé un trozo de tubo de fierro que tenía por allí, no sé de que medida es pero la pared tiene 5mm de grosor, para el disco un pedazo de lámina de fierro de 6mm.


El orificio en el disco para pasar la espiga y sentar la punta lo hice en la fragua, aproveché para darle a las piezas una maquillada con martillazos por aquí y por allá, para que parecieran piezas hechas por forja, finalmente temple sólo la punta en agua tibia, no necesitó revenido porque el resto de la pieza seguía caliente y así se "autoreviene", quedó durísima.


Compré un cabo para azadón en la ferretería, están hechos de encino y tienen una sección cónica perfecta. Comencé a hordarlo para alojar la espiga, primero un ajujero con el talado para usar de guía, calentar la espiga al rojo y empujar con fuerza para que vaya quemando la madera y abriéndose camino, lo que significa llamas y una nube de humo insoportable en pleno rostro.

Esta fue la única parte del proceso que me hizo sufrir y me llevó un buen tiempo, hacer agujeros así es más fácil con algunas maderas que con otras pero con el encino siempre me ha parecido muy difícil. Pasado mucho rato y viendo que presionando a mano no avanzaba casi nada y que la espiga era larguísima, metía la espiga al rojo en en hoyo, apoyaba la punta en la pared, el otro extremo del cabo en mi pecho y empujaba con todo el cuerpo, sólo así pude avanzar significativamente.

Rebajé un poco la madera para poder meter el tubo y finalmente la espiga, procurando dejar las piezas lo más apretadas que pude.
Perforé dos agujeros con el taladro para atravesar el tubo, la madera y la espiga, todo de una vez para pasar un par de remaches (más vale que sobre) que asegurarán todo en su sitio tal como en este ejemplo:


Apuntando muy bien para dar en la espiga....



Los remaches los hice con clavos grades, sólo pasarlo cortar el exedente y remachar, sin olvidar darle unos golpes también a la cabeza original del clavo para camuflar su aspecto moderno.


Y está listo, ahora queda contemplarlo, blandirlo e hinoptizarte un rato con el engendro.


Mide en total 1.44m y pesa poco menos de 2kg

Intimida, tiene mucho potencial para usarse como una pequeña pica, por su aguda punta y peso he podido atravesar hierro de 2mm. Sobra decir que es muy contundente, sobre todo si golpea con la parte del tubo o el borde del disco; una verdadera maza, pero lo que es realmente aterrador y creo su lado más efectivo, es el daño que puede hacer desgarrando; que un leñazo alcance al objetivo con la punta, esta lo golpee y se deslice con la fuerza que lleva.


Bueno, logré publicar algo antes de terminar el año, nos leemos pronto.

28 de noviembre de 2012

Más de nada.

Gallainas Asesinas del mundo: ¡Temblad ante la progenie de vuestro más terrible azote Mwhajajajajajajajaja!

Ya, prometo que algún día subiré algo relacionado con los hierros y demás, nos leemos luego.




29 de julio de 2012

Tenemos Swing.

Saludos mis siempre queridos y bien ponderados lectores, esta vez no hay demasiado; o tal vez hay que decir que lo que hay es, si bien poco en cantidad probablemente resulte ser demasiado para el mundo.........

Atendiendo a la arenga que hiciese hace ya tiempo mi buen amigo Axil, con la rimbombante idea de "un concurso de baile armado" o algo así, la idea era simple; bailar con armadura puesta y ya,....bueno también había que grabarse...y enviárselo.

Finalmente en el pasado Festival Medieval de Guanajuato mi buen amigo Ramón y un servidor pudimos acudir al llamado gracias a un ambiente propicio, nuestras armaduras y nuestro pobre sentido del ridículo, y además pudimos reclutar la invaluable ayuda de Lady Ardilla, una linda muchachita adicta a las armas blancas de quién ya se ha hablado por aquí antes.

Aprovechando que Axil ya lo ha subido al You tu y que se lo ha mostrado a medio mundo no me queda más que secundarlo, disfrutadlo pues:



Puede que se vea......[introducir adjetivo] pero la verdad es que nos divertimos como pocas veces se puede divertir uno.

Creo que termine escribiendo demasiado, en breve más de mis aventuras y desventuras contra el metal.

10 de abril de 2012

El yelmo no deseado.

“Es que era muy joven y torpe”, ”No sabía que esto me podía pasar la primera vez”. Bueno pretextos hay muchos, pero a veces la falta de información (y práctica jejeje) y la cabeza caliente te pueden llevar a cometer errores, errores que luego te hacen cargar con un engendro que tu vida no estaba preparada para recibir…

Eso amigos míos me ocurrió cuando intenté tiempo ha, forjar un yelmo de una sola pieza. Tras haber leído el increíble tutorial del maestro Eric Thing puse manos a la obra, pensando en llegar a hacer un lindo yelmo de esos puntiagudos, el clásico normando.

Corté un circulo en lámina de fierro de 2mm de grosor y lo intenté, todo iba bien, supongo yo pero creo que golpeé demasiado el centro de mi disco, la pieza que se supone sería la cúspide del yelmo, haciéndola demasiado delgada y se me rajó.

Tras superar el luto obligado, me pusé a pensar: “que haré yo con esta cosa tan feaaa”. Si bien Se rajó en el centro, todo lo demás seguía conservando un buen grosor y se me ocurrió que podría aprovecharlo para hacer un tipo de yelmo que había visto una vez.

Suelen llamarse “segmented helms" o "yelmos segmentados”, me parece que es un subtipo de spangenhelm, en esta manera de construcción los paneles van remachados entre ellos sin armazón de por medio, la forma es prácticamente la misma que la de los yelmos de una pieza.

Terminé trabajando en un yelmo que nunca quise ni deseé jamás, ni me imaginaba tener nunca, es el yelmo no deseado (no se lo digan por favor, así evitamos que crezca con traumas).

Así que decidido a aprovechar esa cosa deforme marqué y corté cuatro paneles para armar otro casco.

Apenas al cortarlos y reunirlos se notaba que después de todo ese fierro horrible tenía vocación de yelmo.

Unos ligeros ajustes......

Le di la forma necesaria a los paneles para que ajustarán entre sí, pero no fui muy generoso con el aplanado para alisarlos, los dejé rústicos rústicos.

Hasta que hice ajustar los paneles razonablemente bien, ya iba tomando forma de yelmo.

Hasta aquí todo bien…… bueno lo abandoné un par de semanas y lo retomé hace poco porque se me viene encima el Festival Medieval de Guanajuato, y tengo que llevar al menos algo nuevo ( de hecho mientras escribo esta entrada queda solo un día,) Y como decimos en este blog; “la prisa conlleva cagadas”, de hecho una serie de ellas, muy arbitrarias y consientes por cierto, todo en perjuicio de la belleza de mi engendro.

Pasé directamente a remachar, sin mediciones ni nada, haciendo un agujero a ojo, pasando el remache y colocándolo sin más. Utilicé clavos, solo que esta vez dejé las cabezas por dentro y remache martillando desde afuera tratando de lograr cabezas redonditas.

Dos cuartos son un medio y dos medios un enterooooo

Me dieron ganas de hacer algo raro; En el conocidísimo Tapiz de Bayeux del S.XI hay un importante nivel de detalle en algunos objetos como los yelmos, se pueden incluso distinguir varias maneras de construcción de éstos, uno llamó mi atención, bueno más bien un detalle en uno.

Se puede ver lo que parece un yelmo segmentado, curiosamente con algo en su cúspide; una especie de aro o argolla, ¿para qué podía servir eso?, no tengo idea, de hecho ni si quiera se si eso es un aro…..y es una interpretación mía que no ha de tomarse en serio, si es que era un aro ¿tal vez servía para colgar el yelmo?, para fijar a éste alguna divisa de su usuario?…quien sabe.

Hice una especie de “tapita” de hierro para remacharla en la cúspide del yelmo, le hice un orificio por donde fijé mi versión de este “aro” hecha con un clavo grande.

No sé si estoy metiendo la pata pero seguro que este elemento me dará ese tan feroz y aguerrido aspecto de teletubbie:

Heché de ver que el yelmo quedaba algo pequeño para portarlo con una cofia y un almófar debajo, por lo que opté por remacharle una banda lamina o chapa en el perímetro, hecha en dos piezas.

Nada de sentimentalismos; a curvar la pieza e ir perforando y remachado a la vez y vámonos.

Le agregué un nasal muy simple hecho de un retazo que tenía de lamina de 2.5mm.

Perforé una fila de agujeritos en todo el perímetro del yelmo, porque esta vez quise probar ponerle al casco una suspensión cosida a él y no remachada.

El acabado horrendo que tenía era un tema que no me permitía conciliar el sueño por las noches, ni modo de alisarlo y pulirlo bien ya armado, por lo que decidí intentar pavonarlo, al menos así tendría un acabado uniforme.

Hice algo realmente simple, parecido a la manera de “curar” los utensilios de fierro o acero destinados a cocinar como parrillas tapas de hojalata y discos de arado. Consiste en quemar aceite vegetal en la superficie del metal, esto deja un recubrimiento negro que lo protege del oxido.

Así embadurné el casco en aceite de oliva y lo calenté con el soplete, creo que unas 3 veces, me gustó el acabado negro mate que toma el fierro, se siente al principio un poco grasoso al tacto pero nada crítico.

Hice la suspensión del yelmo con carnaza o serraje que era lo único que tenía a mano, cosiéndola a los orificios del perímetro con un cordón de algodón, y la verdad es que queda muy fuerte y sobre todo sería fácil desmontarla para cualquier arreglo.

Hice la suspensión en forma de un gran rectángulo siguiendo el consejo de Axil, queda muy bien y se puede agregar algún relleno entre el cuero y el yelmo a fin de llevarlo directamente sobre la cabeza sin cofia ni nada. Ya solo agregar el barbiquejo con cierre en lengua de serpiente y perforar unos orificios en la parte superior de la suspensión para pasar un cordón para regular la altura y listo, creo que terminé.

Aunque el yelmo no deseado es muyyy pero que muyyy feo (digno de un orco), debo adimir que me deja un grato sabor de boca en el apartado funcional; su peso es bastante razonable y el tamaño aparentemente grande deja usarlo sin problemas con una cofia gorda y el almófar, ajusta muy bien.

Probémoslo.....
Es así como uno puede sacar algo bueno de sus errores y ver que ese engendro que no pidió nacer, no es del todo malo……

¡Nos vemos!

21 de febrero de 2012

Scrimshaw: lo que ves es lo que hay. (Tutorial)

Hola mis siempre fieles lectores ¿qué pensaron?, al Isma lo han de haber matado por allí, pues no, aunque si estuve cerca del hoyo pero aquí ando todavía.

Tenía mucho sin ausentarme tan largo tiempo, pero bueno es que estos meses han sido raros, flojos en lo que respecta al armadureo con proyectos parados. Si he terminado cositas pero cositas que ya he explicado antes, y no sé por que últimamente me ha dado por experimentar hacer otros trabajillos artesanosos pero que poco o nada tienen que ver con la temática de este blog. Así que lo que ves es lo que hay.

Explicaré entonces una de estas cositas raras, aunque no es nada medieval ni herreríl ni mucho menos simplemente por que ya me pesa mucho tener tan abandonado el blog y hay que subir algo, tengo varias cosas más interesantes comenzadas y prometo ir mostrándolas luego. Güeno, a lo que te truje.

Scrimshaw es una palabra en inglés que denomina a la técnica de dibujar en hueso grabando mecánicamente la superficie para crear pequeñas cavidades que luego se rellenan con tinta, la técnica tiene un origen marítimo al parecer y ciertamente es muyyyy linda, quien quiera saber más tiene a San Google.

Conocí esto en el foro Armas Blancas, aquí exactamente, como se ve tiene aplicación en diversos trabajos como aderezar los mangos de cuchillos y muchos otros que seguro ni me imagino, pero hasta ahora lo he hecho solo como dibujo en sí mismo. Luego buscando en Internet empecé a ver e inspirarme en trabajos alucinantes de varios artistas como los del maestro Cristian Silva. Empecemos.

Lo que se necesita es una superficie de hueso para trabajar aunque realmente se puede hacer sobre muchas cosas incluidos materiales sintéticos, he leído que lo mejor es el marfil pero como por aquí no tengo elefantes, hipopótamos, narvales o morsas para proveerme de tal material, me habré de conformar con simple hueso de vaca.

Así que me salí al campo y sin andar mucho hallé justo lo que quería: un bonito hueso de omóplato o paleta de vaca, con una superficie grande y razonablemente plana:

El hueso en cuestión ya tenía algún tiempo a la intemperie, así que presentaba grietas, maltrato en general y hasta marcas de dientes de coyote, personalmente este tipo de cosas me gustan, le dan al trabajo un toque "vintage", pero consiguiendo un hueso nuevo se puede obtener una superficie inmaculada sobre todo en huesos gruesos como los de las patas, además pueden cortarse láminas o desbastarse para obtener superficies planas.

A las escondidas de tu mamá, esposa etc. metes esta cosa maloliente a la cocina y pones a cocer para retirar cualquier resto de carne seca y limpiarlo bien, para esto uso latas grandes de metal, igual no le pasaría nada a las cacerolas pero mi madre me mataría. Como se ve, en la lata que tenía no cabía el hueso entero, así que tuve que cocer primero un lado y después el otro. Luego lavas el hueso con jabón, es buena idea tallarlo con algún cepillo o escobetilla de cerdas duras para sacarle cualquier resto que no se haya caído con el cocido.

El hueso naturalmente no es liso, es rugoso en superficie por eso hay que pulirlo bien, así la tinta se podrá retirar con facilidad al trabajar y no tendrá donde alojarse, salvo por las grietas que ya tenga en caso de estar maltratado como en este caso (eso me gusta) y las marcas que nosotros le hagamos.

Usando lijas de agua comencé en el grano 260, luego 340, 400, 600, 1000, 1200 y 1500, la forma en que lijo es haciendo círculos pequeños por toda la superficie hasta que con una lija eliminemos completamente las marcas de la anterior, así hasta que en la 1500 ya no se vean rayas en absoluto. Y finalmente cemento, si, cemento gris de construcción en polvo, éste al ser un polvo muy fino y ligeramente abrasivo termina el pulido al frotarlo con un trapo suave sobre el hueso, este truco me lo pasó un señor que se dedicó mucho tiempo a preparar esqueletos y cornamentas para adorno.

De este modo se obtiene una superficie muy lisa al tacto, reflectiva y brillante, más o menos como la pintura de un automóvil, tan liso que por ejemplo si se toca con los dedos podemos ver que las huellas digitales se quedan marcadas.


Con el lienzo preparado hay que buscar que queremos plasmar en él, todo lo que pueda dibujarse en papel puede grabarse en scrimshaw, yo haré un autoretrato.

Obviamente estoy mostrando un procedimiento técnico con unos materiales en concreto, la habilidad para dibujar es otra cosa. Como dije cualquier cosa que se pueda plasmar en papel se puede hacer en scrimshaw, y dependiendo de lo que queramos hacer como el mango de un cuchillo, un dije etc. etc. se puede dibujar lo que uno quiera, pueda o le salga de los güevos, desde diseños geométricos o abstractos hasta llenar todo con volutas barrocas y querubines regordetes con el culo sonrojado revoloteando alegremente en un autentico arrebato de horror vacue.

Para comenzar escojo la fotografía de un muchacho muy guapo. Acá esta la foto donde podemos ver al ejemplar de hominído en cuestión usando todas sus habilidades facebookeras para salir lo menos feo posible, aunque lo que ves es lo que hay, y no se le pueden pedir peras al olmo.

Modificamos la foto pasándola a blanco y negro, así podemos ver la concentración y distribución de las sombras, ya solo hay que copiar.

Aclaro que yo solamente dibujo en scrimshaw utilizado puntos, vamos puntillísmo o punteado, en inglés se le llama strippling y esa es la técnica que explicaré, porque ya me gustaba desde antes sobre papel con estilógrafo a tinta o con pintura, hay otras formas de dibujar tallando lineas; el famoso achurado, aunque soy un asiduo practicante de esta técnica en papel no me gusta para hacer scrimshaw. En todo caso con achurado se pueden lograr resultados exelentes en scrimshaw, para quien le interese pongo un enlace de un excelente libro donde se explica como dibujar con lineas, esto es aplicable al hueso solo que en vez de hacer un trazo con pluma tallaremos pequeños surcos en este, se pueden combinar varias maneras de trazos, también podemos mezclar achurado y puntillísmo como se nos pegue la gana.

 "Pen Drawing. An illustrated Treatise de Charles D. Maginnis".

Así que en el puntillismo lo único que se marca sobre el hueso son puntos y de su concentración depende el tono: si están muyyy juntos de verá negro y más espaciados se verá gris, controlando esto se busca la intensidad que se necesite.

La única herramienta que uso es una simple aguja embutida en un pedacito de madera dura que tallé de la forma que parecióme más cómoda. No se necesita gran cosa, mi primer scrim lo hice agarrando la aguja con un trocito de cuero para que no me picara y no me fue nada mal.

No entraré en cuantificaciónes de tiempo, simplemente porque no quiero (además puede ser desalentador y lo que quiero es animarlos a intentarlo) pero si debo decir, que como se puede intuir el avance es lento, sobre todo porque me gusta dibujar con puntillismo, haciéndolo con lineas debe ser más rápido pero en todo caso sigue siendo muy lento si lo comparamos con dibujar sobre papel.
Hay que tener paciencia y hacerlo con calma, me parece que el scrim es parecido a tejer una cota de malla en cierto modo; técnicamente es simple pero hay que tener paciencia para ver resultados.

Comienzo trazando con lápiz sobre el hueso las lineas generales del modelo, si no hay mucha práctica en dibujo no hay problema; se puede calcar o imprimir sobre un acetato, luego pegar este en el hueso y puntear a través de él, también es muy recomendable hacer el dibujo primero en papel así se puede aprender y recordar luego donde se necesita hacer que.


Con las lineas trazadas empiezo a picar el hueso siguiendo el contorno simplemente, no se necesita hacer mucha fuerza, hay que hacerlo con calma para que no se vaya chueco.

Trazado el contorno empieza la magia: con un pincel aplicamos tinta china sobre las áreas punteadas y esperamos un poco a que seque, es cuestión de segundos.

Le hecho un poquito de agua y con un trozo de papel higiénico limpio la tinta, para esto era que necesitábamos pulir el hueso, mientras más liso lo hayamos dejado más fácil se retirará la tinta y como no tendrá donde alojarse, más limpio será nuestro trabajo.

Está es la esencia del scrimshaw, el revelado; la tinta de la superficie se va, pero la que a entrado en los hoyitos que hicimos con la aguja se queda mostrándonos lo que llevamos. La foto es muyyyyy mala pero lo poco que puede verse no es más que una sucesión de puntitos.

Me sigo apoyando con el lápiz para trazar la siguiente etapa que habré de puntear, como se ve, los ojos, la nariz la boca y el inicio de las cejas.


Si son observadores (aunque las fotos son pésimas) habrán notado que la linea de mi mejilla derecha, no está hecha con puntos, es una grieta que el hueso ya tenía desde que lo encontré, lo que hice fue aprovecharla, es muy divertido ponerse a observar y ver la manera de sacarle el mejor provecho a los materiales, este tipo de detalles me encantan.
Y así va después de puntear algo estás partes.

Lo mejor es hacer esto con luz natural, al aire libre o con una buena ventana, casi todo se puede hacer a ojo, pero para ciertas cosas como rellenos muy densos (como el de los ojos) o lineas muy finas o que nuestro trabajo sea de pequeñas dimensiones ayuda mucho una lupa, mejor con algún sistema que te permita tener ambas manos libres.

Así sigo avanzando por áreas, trazando con lapíz, punteando, esparciendo tinta y limpiándola para revelar el progreso.
Algo bueno del scrimshaw creo yo, es que como el avance es tan lento es realmente difícil equivocarse, es decir, como vamos haciendo de a poco y revelando constantemente es muy difícil que algo se nos llegue a salir de control y si hay errores casi siempre es posible ocultarlos o disimularlos satisfactoriamente.




Tengo la foto en la computadora en todo momento para comparar con el original e ir retocando con el lápiz lo que me vaya haciendo falta puntear.

Y a picar, hasta que te habitúes a un sonido similar al de un pájaro carpintero buscando larvas, hasta que se te acalambren los dedos y hasta que cierres los ojos y veas puntitos (verídico).



Uffff, pinche greñero feo, esto es muy tardado, la próxima vez que quiera hacerme un retrato en scrimshaw me rapo primero. Con el cabello no fui nada cuidadoso, casi únicamente rellenar, con los detalles finos hay que colocar cada punto cuidadosamente, apoyando la aguja en el hueso y presionando para hacer la marca, pero cuando hay que rellenar mucho por ejemplo en el cabello se puede puntear rápido y sin mucho cuidado como si nuestra mano fuera una maquina de coser.

Y así hasta que llega un momento en que se puede dar felizmente por terminado.


No queda más que hacer los ajustes pertinentes para exponer del trabajo dependiendo de si queremos que se mantenga en pie, si lo vamos a colgar, a insertar en otro objeto..... en mi caso fue recortar lo que sobraba del hueso y agregar algo con que sostenerlo que puede ser lo que nos dicte el ingenio, yo usé simplemente un bloquecito de madera de mezquite, el hueso está sujeto a éste por dos tornillos grandes embutidos en la madera y que entran en el hueso que es hueco en esa parte, quedando ocultos, la unión la va rellena con resina epoxíca.

Una frotada final con pasta de pulir al hueso, aceitar la madera y listo, tienes algo muy bonito para recordar tus años mozos, para que las visitas puedan notar tu narcisismo tipo Calamrdo y que seguramente en un futuro tus hijos (o uno mismo) destrozarán de un pelotazo.

Como soy un aprendiz en todo, dista todavía de dejarme satisfecho, es apenas el segundo retrato que hago así y de hecho es mi segundo scrim sobre cualquier cosa, cada quien conoce sus fallos, pero en general si creo que me quedó bastante pasable.

Y eso es todo. ¡Haaaaa que bien se siente publicar de nuevo!, espero que haya gustado esta cosa o al menos no haber aburrido . Ya subiré luego otras cosas de regreso con la linea habitual del blog, es todo por el momento, nos leemos luego. Saludines.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización en 2016:

Este año del futuro hice un vídeo ilustrativo del proceso de un trabajo especial en scrimshaw, es el primer vídeo documental completo que hago de uno de mis trabajos; mírelo porque me costó mucho trabajo filmarlo y si no me traumo.