19 de junio de 2017

Cuchillo del Día de Padre.

Hola, mis fieles lectores. Hoy habrá algo muy ligero, es una modificacion que hice a partir de un viejo cuchillo.

Desde que recuerdo esta masa de óxido andaba rodando por el corral de la casa, era una hoja de cuchillo o machete pequeño industrial de marca desconocida, según dice mi padre era de mi bisabuelo, de oficio carnicero, él lo recuerda vagamente aun con cachas y en uso cuando era muy pequeño. Pero en algún momento se quebró parcialmente y quedó abandonado.. hasta ahora.



En estos días lo examiné para ver si podía darle una nueva vida, el mayor problema eran dos fisuras casi a la mitad de la hoja, me di cuenta de que se quebró por estar demasiado duro seguramente por un error de fabricación, es un acero al carbono alto, apostaría a que 1095 un material que podemos ver en muchas herramientas industriales antiguas.


Lo partí por las fisuras e imaginé un pequeño cuchillo a partir de la espiga.


Recorté con el esmeril con cuidado, echando abundante agua y cortando por periodos cortos para no destemplar. Recorté una hoja "spear point" que es muy apta para todo tipo de labores, y un mango ergonómico.


Lo metí en vinagre para sacar todo el oxido, aprox unas 24 horas.



Afortunadamente el acero estaba muy entero y con un picado profundo que le aseguraba al futuro cuchillo carácter y un aspecto interesante.


Desbasté la nueva geometría de la hoja usando un disco de lija, igual que al cortar con mucha agua y periodos cortos para no destemplar.


Comencé a pulir y me di cuenta de por que el cuchillo se rompió hace tantas décadas; si estaba excesivamente duro, me apareció una pequeña grieta en el filo solo por la ligera flexión a la que lo sometí al pulir:

Si lo notaba duro pero creía que el nivel de estrés que quebró el cuchillo grande no afectaría a este pequeño, que además tendría una capacidad de retención barbara. Pues no. le metí dos ciclos de revenido con el soplete calentando desde la espiga para bajar la dureza.


Una vez seguro de que ya no había riesgos de fisuras conservando una excelente dureza y de eliminar esa pequeña grieta por desbaste pude continuar.
Pulí la hoja.


Abocardé el agujero trasero para meter un pasatiento de tubo mas ancho, fue muy fácil porque al revenir esta parte quedo sin temple alguno.


Saqué las cachas de una rama de almendro que me consiguió mi padre, llevaba mucho tiempo cortada por lo que estaba perfectamente seca. Es una madera que me encantó, dura, muy cerrada y de color claro con vetas muy discretas.


Armé el conjunto pegando las cachas con resina epóxica, y asegurandolas con un remache de aluminio y el remache-pasatiento de cobre. Y listo.



 Ayer se lo regalé a mi padre y le encantó, no puede creer que lo haya sacado de ese fierro mohoso, que además le trae recuerdos. Es una buena herramienta, muy simple y útil para pelar tunas, y cortar el queso o el chorizo cuando salga al campo.


Un Saludo.

10 comentarios:

nacho dijo...

Interesante mango, lindo regalo! Imagino que el proximo regalo ... funda ha de ser!

Amo del castillo dijo...

¿Ha probado vuecé a darle un poco de color a las cachas a base de nogalina para, posteriormente, obtener un acabado satinado chulísimo de la muerte a base de aceite de linaza con secante?

Ismael dijo...

Gracias, Nacho. La verdad es que ahora tengo escasez de cuero, pero será lo próximo, igual y tambien le hago una de plástico mientras y como alternativa después.

Un placer leerle, Sr. Amo. Nunca he usado nogalina, estas cachas las traté con abundante aceite de linaza bien caliente para que penetre, quise dejar la madera como es naturalmente, de hecho con el pasar de las horas se ha oscurecido mucho mas de como se ve en las fotos, pero me lo apunto para experimentar en el futuro.

Esperemos que pasé pronto la ola de calor para tener sus deleitosas entradas de vuelta.

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

No abuse del aceite de linaza porque debilita las fibras de la madera. Hay que aplicarlo en su justa medida, pero nunca excederse. La nogalina proporciona un bonito tono oscuro. Se diluye en agua caliente, pero conviene mezclara con un poco de alcohol para que se seque antes una vez aplicada. Por cierto que si encuentra aceite de arce es mucho mejor que el de linaza. Yo lo usaba para las culatas del armamento durante mis años venatorios y es mucho mejor.

En cuanto a la ola, es más bien un tsunami, carajo. En fin, ya pasará... espero.

Un saludo

Ismael dijo...

Gracias SR. Amo.

El aceite de arce recuero haberlo visto una vez en una de esas tiendas grandes para bricolaje, pero su precio me era prohibitivo en aquel momento, en fin será cosa de juntar. Por cierto lo que me escribió una vez sobre hervir los huesos agregando amoniaco funciona muy bien ;)

Un saludo.

Amo del castillo dijo...

Cierto, el puñetero aceite es un poco caro, pero cunde una barbaridad. Aún conservo un pequeño frasco de unos 125 ml. del que aún me queda algo más de la mitad porque bastaban unas pocas gotas en la palma de la mano para dejar de lujo una culata de rifle o escopeta.

Temas oleaginosos aparte, me alegro que le vaya bien lo del amoniaco. Eso sí, el pestazo que suelta le pone a uno los ojos fuera de las órbitas. Muchas veces pienso que si todas estas cosas que hacemos por afición las tuviésemos que hacer por obligación pondríamos el grito en el cielo diciendo que se nos explota vilmente y se nos obliga a trabajar en condiciones infrahumanas. Aún recuerdo cuando fundía plomo para recargar munición de arma corta y no me ponía ni una mascarilla de quirófano. No sé si habrá fundido plomo, pero el hedor que suelta cuando se le echa un poco de parafina para que toda las impurezas salgan a flote es digno de cripta draculina.

Un saludo

Vicente Lleonart Marti dijo...

He intentado hasta la saciedad copiar su tecnicacasa de, pulido consiguiendo tristes y pesimos resultados desistiendo a la hora de trabajo, con los antebrazos mas hinchados que popeye y saliendo del garajetrabajo corriendo como un loco a ñor una cerveza. Precioso cuchillo todo uso hasta el picado del oxido queda bonito

Vicente Lleonart Marti dijo...

Otra pregunta que me a surgido al releer la entrada, como distingue/identifica que tipo de acero es??

Ismael dijo...

Jamás he fundido plomo, pero me lo imagino. Cro que la peor queja que he escuchado sobre lo que hago es el olor que desprende el hueso al se cortado/desbastado, lo llamo olor a dentista jeje, es muy penetrante y se extiende rápido.

Vicente: Es normal, cuesta algo aprenderlo por eso pongo que hay que ser necio, lo mejor que te podría decir es que mas vale menos fuerza aunque se avance mas lento; si uno presiona mucho puede crear rayas que son mas difíciles de eliminar que los vicios propios.

En este caso, porque era un material común en herramientas de mediados del siglo pasado, 1095, o para abajo: 1080, 1070 e intermedios, cuando uno encuentra un cuchillo viejo de cierta calidad siempre es algo así, aceros al carbono simples y altos. Lo demás es empirismo, me fijo en las chispas que tira al cortarlo con esmeril, igual que el pulido la prueba de chispa es algo que requiere de paciencia entender, compra más cerveza...:

http://www.fullaventura.com/foro/viewtopic.php?t=134749

El otro metodo y aún más confiable al enfrentar una pieza de acero desconocida es recortar un pedacito y usarlo como probeta, intentar templarlo y probar su dureza, estresarlo a ver cuanto aguanta..así ya se crea una idea de que material es.

Un Saludo.

Sergio Luigi dijo...

Excelente trabajo mi amigo.

Quedo muy bien ese cuchillo resucitado.

Me gusto mucho.

Abrazos Ismael, se te agradecen todas las entradas que compartes, son muy ilustradoras.