19 de agosto de 2011

Cuchillitos Medievales

Otra entradilla sobre cuchillos, nada nuevo, básicamente para mantener esto fresco. Estos trabajillos fueron hechos por encargo de mí amiga Ladi Ardilla, que como ya mencioné alguna vez es una muchacha pelirroja e hiperactiva, muy buena onda y con una (in)sana facinación por los objetos punzocotrtantes, a quien aprovecho para saludar donde quiera que este.

Debo decir que so un flojo e irresponsable de lo peor, no recuerdo desde cuando me los había pedido, pero fue hace mucho.... pero terminé, y ya es algo creo, por eso jamás acepto ni doy plazos XD

Hojas forjadas en acero 9620 obtenido de un trozo de amortiguador espiral de automovíl que me encontré en la calle un día.

Posteriormente desbastadas, normalizadas, templadas y revenidas.


Arriba están al inicio del pulido como al grano de lija 120 me parece.
Para los mangos Ladi Ardilla fue harto especifica; su cuchillo debía tener cabo de hueso, mientras que el otro que es para un misterioso amigo suyo al que llamaremos señor X me lo dejaba a mí
creatividad, así que a darle.

Primero conseguí un hueso de puerco procedente de las Carnitas, nada como la invaluable ayuda canina para dejarlo bien limpio.

El tratamiento para los huesos a uar en cualquier artesanía es simple; si son frescos hay que cocerlos muy bien y al finar limpiar mecánicamente cualquer residuo, una vez secos ya sirven.

Para el cuchillo del señor X usé algunos separadores de cobre, cuero de suela, cuerno de vaca, y un trozo de madera sacado de un viejo cabo roto de martillo.

El único material de estos con que hice algo nuevo fue el cuerno, anteriormente lo había utilizado pero solo la parte de las puntas, donde es macizo y lo labraba como si fuera plástico, pero esta vez usé las paredes de la parte hueca. Es simple, lo corté con una sierra y luego lo puse en la estufa de la cocina, solo algunos segundos, el calor ablanda la queratina, es entonces cuando se pone entre dos laminas planas de metal o madera y se aprieta bien con unas mordazas, y al enfriarse se consigue un lámina plana de cuerno:

Al terminar de pulir las hojas armé los mangos de los cuchillos con sus respectivos elementos, como el hueso es hueco, algo tenía que hacer para fijarlo bien a la espiga del cuchillo y llenar ese espacio, por eso lo rellené de resina epoxica y virutillas de madera, y pedacitos sobrantes de cuero para llenar el vacío, esto no es nadaaaa histórico, pero mientras no se vea....

Finalmente le puse un "tapón" de fierro y cobre con una perforación para que pasara la espiga y remaché esta para terminar, El otro si está hecho a la antigüa sin una gota de pegamento, toda va puesto y la espiga remachada sujeta todo a presión.

Yo acostumbraba en estos casos cortar cada pieza con su forma final, pero siguiendo el ejemplo de Axil se consigue un mejor acabado poniéndolas así todas toscas y luego desbastandolas juntas, así el rebaje es parejo y queda mejor estéticamente.
















Y ya con el pulido final al cabo y frotarlos con aceite de oliva mejoran bastante, aunque la foto es pésima.


Pero necesitan algo para llevarlos con seguridad en eventos de recreación, solo a uno le hice funda al del señor X por ordenes de Ardilla, porque para el suyo, el de cabo de hueso, quiere hacerla ella misma. Así que una vainita simple de tipo vikingo en vaqueta, sin complicaciones:

Y eso es todo, hasta la próxima.

5 comentarios:

Criztina dijo...

El cuchillo de madera ya se cobró una victima xD

Ramón de Luna Negra dijo...

:) Ese 'che Godo siempre esta pegado a ti, verdad? XD

oooh, ya vi lo que decias del mango de hueso... nunca se me habria ocurrido usar huesos ya cocidos, ya andaba investigando metodos para esterilizar hueso

¡Buen trabajo!

Criztina dijo...

Ah, por cierto que el señor X se llama Martín Torres xD

Ismael dijo...

¿Cómo ocurrió eso? D:

Sigo prefiriendo señor X jajaja.

*GONZALEZ* dijo...

QUE BUENOS QUE ESTAN AMIGO!!! ME GUSTA EL ESTILO Y ACABADO. UN ABRAZO...