8 de junio de 2017

Forja de un cuchillo de resorte de automovíl.

Hola. Por Fin esta lloviendo fuerte, hasta el momento era el año mas seco que recuerdo desde.... no sé, desde que empecé a fijarme en el clima, y luego hay quien dice que el calentamiento global no existe (y yo no ayudo mucho con mi alegre quema de gas y carbón). Estoy todo mojado por andar acomodando recipientes para colectar agua para un proyecto de curtido que no puede esperar mas.

Lo único que haré es asegurar la entrada del mes, aunque intentaré que junio no se me vaya solo con esto, así que va el proceso de forja de un cuchillito raro de acero de muelle espiral de automóvil:


Estos muelles se fabrican de acero 9260, un acero aleado con silicio, ya se sabe que el documento que recomiendo para conocer este acero y el 5160 es éste escrito por el maestro Leonardo Daneluz.


Enderezo...


Aplano y estiro la hoja.


Inicialmente quería hacer algo parecido a un criollo argentino pero todo se torció, literalmente. Se me salió lo barroco salomónico y decidí retorcer un tramo de la barrita para adornar el botón, aunque creo que me pasé con la longitud del mismo y eso condenó el cuchillo a la rareza y la inclasificación eternas. Basta tomar la barra caliente con dos llaves y girar en sentidos opuestos.



Estiré un poco mas la espiga y la terminé de definir a lima.







Normalicé y temple al completo, excepto por la punta de la espiga para poder remachar, revení y pulí hasta el grano 400, a la hoja le dí un baño de cloruro férrico.
El mango lo hice con madera de nogal americano de un pedazo de cabo de hacha que tenía por aquí, rodajas de cuero y arandelas de bronce al inicio y al final, todo va pegado con resina epóxica y la espiga remachada.

Y quedó algo....extraño.






Tiene una hoja genérica que me salio prácticamente en automático, es como de los cuchillos tradicionales que he visto aquí en México llamados "Matapuercos" (porque se usaban para matar cerdos, y eran además armas de pelea muy socorridas, así que por extensión se le llamaba puerco al enemigo), descendientes de alguna tipología española, pero tiene un botón torcido larguísimo y un mango que me recuerda a los cuchillos filipinos.
Es una de las cosas mas raras que he hecho, aunque tiene su simpatía, creo.



Un Saludo.

6 comentarios:

Axil dijo...

ODIO enderezar amortiguadores.

Dicho esto, y por alusiones: la hoja tiene la forma de la típica faca albaceteña, una navaja descomunalmente grande, muy usada en los sXVIII y XIX y que ha pasado a la imaginería popular por su uso en peleas callejeras, atracos de bandoleros, y para degollar patrióticamente a franceses durante nuestra guerra de independencia.

Y sí, ese salomónico es... sorprendente.

Ismael dijo...

Si, el acero de amortiguador espiral es duro.....incluso al rojo, golpeas y golpeas y parece que no avanzas nada, y tiene costumbres peores aún jeje.

Tienes razón, no sé como llegué a esa hoja.
Acá este tipo de hojas solo las he visto en cuchillos de hoja fija, fueron las clásicas herramientas-armas, algunas finas como esta o mas, y otras tan anchas que actualmente caerían en el espectro "Bowie". Por alguna razón las navajas plegables que tuvieron difusión aquí fueron los "tranchetes" curvos con el filo por el lado interno, he visto navajas españolas iguales, curvas con cuerpo o cachas de cuerno, muelle externo y seguro de palanca.

Sergio Luigi dijo...

Después de leer los comentarios, el tuyo y del amigo Axil, y enterarme un poco de la historia de este tipo de filos tan rudos y violentos, y de las hojas curvas de los tranchetes, solo puedo decir...

Que el cuchillo me ha encantado, es una pieza única, con mucho estilo, amigo Ismael, el salomónico te quedo muy bien, claro que si y vaya que debes tener tiempo, animo y fuerza de sobra para animarte a trabajar con ese amortiguador, eres todo un maestro mi amigo.

Tanto tu, como el amigo Axil, son unos auténticos maestros.

Y saben mucho de armas históricas, que bien.

Pues amigo, gracias por compartir esta entrada.

Un abrazo bien fuerte hermano.

Amo del castillo dijo...

Estimado contertulio, justo es reconocer que hasta los chismes raros le quedan chulos

Croscat dijo...

Buen trabajo Ismael !
Un placer leerte.

Ismael dijo...

Gracias, Sergio, se hace lo que se puede.

Sr. Amo, gracias, esperemos que pase pronto la ola de calor para tenerlo de vuelta.

Croscat, hombre gracias!, tengo que pasarme mas seguido por el goro!

¡Un Saludo!